¿Por qué no se deberían publicar fotos de niños y niñas en Internet?

01 AGO 2022

A menudo enseñamos a los niños a no hablar con extraños, pero rara vez nos damos cuenta de que, en realidad, podemos estar ofreciéndolos para la explotación de extraños en Internet todos los días. Si bien para muchos de nosotros es natural proteger a nuestros hijos de los peligros que les esperan en el mundo real, el mundo digital es todavía puede parecer una especie de realidad desplazada, una fantasía fuera de lo real.

Es demasiado fácil dejarse llevar por la ilusión de presentar una vida perfecta y feliz en Internet para que todos la vean, y nuestros hijos son una gran parte de eso. Es natural que queramos compartir los momentos más felices con aquellos que amamos y con quienes nos conectamos a diario. Basta recordar la alegría al enterarte que estabas esperando el bebé que siempre soñaste, el primer día que los hijos fueron a la escuela, o sus cumpleaños. Internet y las redes sociales son excelentes bibliotecas para almacenar todos estos preciosos momentos, sin embargo, este podría no ser el mejor enfoque para nuestros hijos e hijas.

En la actualidad, se cree que los niños nacidos hoy tendrán la mayor huella digital de la historia. Según un informe de 2018 del Comisionado de la Infancia para Inglaterra, una persona promedio en el Reino Unido tendrá 70.000 publicaciones compartidas sobre ellos en línea para el momento en que cumplan 18 años. Esa es una gran cantidad de datos compartidos y almacenados sobre una persona. Estos datos son, entonces, accesibles para muchos más de los que podrías imaginar. Veamos algunas amenazas que esto representa para la seguridad de tus hijos, y no solo en línea.


Tu imagen ya no te pertenece

Cada vez que publicas una foto en plataformas sociales, esa imagen ya no es exclusivamente tuya. Los términos y condiciones de estas plataformas a menudo indican que en el momento en que una imagen se carga en su servidor, son libres de utilizarla sin consentimiento. Si bien conserva los derechos de autor de la imagen, la plataforma cuyos servidores alojan la imagen es propietaria de la licencia. En otras palabras, a la plataforma social se le permite usar tus imágenes de cualquier manera que ellos consideren conveniente.


¿La identidad del bebé? Mi identidad

Compartir información o imágenes de tus hijos en línea puede terminar en robo de identidad. Publicar imágenes de ultrasonido, con información sensible, expone al niño a riesgos incluso antes de que nazca. A veces, una publicación puede incluir el nombre del niño, su fecha de nacimiento y la ubicación. Luego, en unos pocos clics, el perpetrador puede descubrir la información personal de los padres. Si combina todo esto con violaciones de datos y números de seguridad social fácilmente disponibles en la dark web, tiene una receta rápida y fácil para el robo de identidad y los cibercriminales pueden obtener créditos en nombre del niño. Según el líder bancario Barclays, los riesgos derivados de publicar las fotos de los niños en línea representarán dos tercios del fraude de identidad y las estafas financieras que enfrentarán los jóvenes para 2030.


Los metadatos lo dicen todo

Las plataformas sociales no son responsables de eliminar los metadatos de tus imágenes. Esto incluye, por ejemplo, tu ubicación, el tipo de dispositivo utilizado para tomar la foto y así sucesivamente. Un cibercriminal promedio puede utilizar esto muy fácilmente para localizar a sus hijos, a dónde van a la escuela, dónde viven, a qué actividades extracurriculares asisten y dónde. Incluso una foto del proyecto de arte de tu hijo puede incluir su nombre. 


Atraer a la multitud equivocada

Una buena regla general es, si existe la menor duda en tu mente acerca de una foto, es mejor no publicarla. Además, intenta evitar publicar fotos de bebés desnudos en línea. Incluso una foto inocente de entrenamiento para ir al baño, o un niño corriendo desnudo por el jardín, puede atraer a la multitud equivocada y una foto de tu hijo puede terminar en manos malintencionadas.

El consentimiento es tu misión

Darse cuenta de que tus hijos heredarán las consecuencias de tu comportamiento en línea es algo serio. Como tal, buscar el consentimiento de tus hijos para publicarlos, o cualquier cosa sobre ellos en tus redes sociales los hace conscientes de que hay decisiones que tomar y consecuencias -tanto positivas como negativas- también por ello. Si deseas publicar una foto de tu hijo con otro niño, debes pedir su permiso también, o el de sus padres o tutores legales, al igual que lo harías con otro adulto.


Reforzar los malos hábitos

Publicar sobre cada momento de la vida de tu hijo puede reforzar los malos hábitos y crearles una falsa noción de que compartir todo en Internet está bien y es inofensivo. Asegúrate de enseñar a tus hijos a utilizar las redes sociales y los espacios en línea de manera segura y responsable. Habla con ellos sobre los peligros, pero también muéstrales la parte divertida. A diferencia de ti, nunca se les dio la opción de elegir, y no pueden escapar del mundo digital. En su lugar, tendrán que aprender a manejarse en el mismo.

Teniendo en cuenta que las plataformas de redes sociales tienen una política de solo permitir que las personas mayores de 13 años utilicen sus servicios, también deberías pensarlo dos veces antes de publicar a tus hijos en línea. Muchos de nosotros hemos decidido usar las redes sociales, pero es posible que tu hijo no haya hecho la misma elección. Sin dudas, la seguridad de nuestros hijos es la máxima prioridad, y su seguridad digital no debería quedarse atrás. Si tus hijos utilizan las redes sociales, asegúrate de que estén seguros con ESET Parental Control, que los ayuda a mantenerse seguros y protegidos en línea.

Después de todo, tomar en serio y responsablemente la seguridad personal y digital de tus hijos es la mejor elección que puedes tomar. Asegúrate de que entiendan lo que haces y por qué lo haces, ya que es esencial educarlos para ser usuarios responsables de Internet. Sin embargo, no podemos esperar que conozcan su camino sin darles la hoja de ruta. Habla con ellos y explícales nuestro loco mundo digital. Tú eres, y debes ser, su primer contacto con una Internet más segura.

Autora: Alžbeta Kovaľová01 Jun 2022

Nos acompañan en este proyecto

SUSCRIBETE
AL NEWSLETTER